Pestañas

domingo, 25 de octubre de 2015

Tu voz me hace ala...






Tu voz me hace ala.
Tu voz me hace nube.
Tu voz me hace luz.
Y es cristal el alma
y es gozo mi paso
cuando llegas tú.

Surjo de mi mundo
perdido en las sombras,
a tu claridad,
y tiemblan mis dedos,
rozando el milagro
de la eternidad.


Joy Boixet





Al fin caerá el telón...






Al fin caerá el telón sobre la farsa
-la farsa de la vida-
y saldré al aire libre de la muerte.

Y sóla y pura,
con el alma asida entre mis manos
como un copo de luz,
mis pies emprenderán el perfecto camino.

Ya no habrá vida en torno.
Esta vida pequeña, empobrecida,
en donde todo asusta y estremece.

Libre como las aves
y con las alas tensas por la espera
hendiré el Universo
hacia ese Sol interno,
hacia la gran verdad que hay en nosotros.


Joy Boixet





Préstame un sueño...






Préstame un sueño por donde yo vaya
a la ilusión precaria de mi credo.

Un sueño en el que pueda recostarme,
un sueño en el que encuentre al fin mi aliento.
Me duele el corazón. Todo me duele.

Me duele la nostalgia y hasta el tiempo,
me duele la vida y la alegría
con un dolor cansado de tan cierto.

Si Tú puedes mostrarme tu camino
y tu marchar de Luz hacia tu cielo,
te deberé mi fé. Toda mi angustia
tendrá, por Tí, un horizonte nuevo.


Joy Boixet





Quiero recostarme...









Quiero recostarme en mi cansancio.
Sentir la arquitectura de mis huesos
en paz sobre mi Espíritu.

Quiero sentir el viento
rozando mis cabellos y mi frente.
Pasar a la quietud de lo no conseguido
y no luchar más. 

Olvidarme de todo.
De todos. De vosotros a los que tanto amé,

De aquellos que pasaron
rozando con su nombre el cansancio diario,
tan sólo levemente.

Quiero sentir la extensión de mi sangre,
pausada y silenciosa,
llegar hasta la yema de mis dedos
donde florece el tacto,
donde el amor empieza.

Quiero ser como un árbol cortado, desprendido,
tendido sobre la horizontal abrupta
del terreno. Un tronco,
con mis ramas internas florecidas.

Quiero que empecéis todos a olvidar.
Que pueda recostar mi cansancio
sin nombres y sin fechas,
sobre la enorme pausa del olvido.

Después, volveré a amaros
estrenando en el alma un matiz de recuerdos.
Repitiendo de nuevo vuestros nombres.


Joy Boixet



viernes, 23 de octubre de 2015

Silencio...







Silencio.

Las palabras adentro,
con nosotros,
diciendo la verdad
de nuestro sueño.

Si la palabra brota
de los labios,
queda muerta, temblando
sobre el viento.

Mis palabras en mí,
altas, profundas,
como simiente echada
al barbecho,
marchando por mi vena
estremecida
ante el puro misterio
de mi ensueño.

Verdad candente cruzando
por mi entraña.

Portadoras sin voz
de mi silencio.


Joy Boixet





miércoles, 21 de octubre de 2015

Danzan... danzan


Danzan... Danzan los Espíritus en sus ritos otoñales...
Canta... Les canta el viento al ofrecer sus ropajes...



Calders (Barcelona)



Principios de Otoño en las cercanías de mi casa.
Uno de mis paseos matinales. Foto tomada el 16 Octubre 2015


Joy Boixet








El puente...




Puente románico de Besalú


El puente...
de una orilla a otra orilla
-como de tí hasta mí-
con el pasar del agua -la vida-
por un cauce tan hondo,
tan profundo, que tan solo nos llega
el rumor de su paso.


Joy Boixet






Ya vienes por los caminos...









Ya vienes por los caminos.
Se te adivina en el agua,
en el cielo y en la brisa
y en la impaciencia del alma.

Vendrás con tus noches tibias,
hermosas como palabras
que van mintiendo promesas,
que van forjando esperanzas.

Irás llamando a la vida
por las cerradas ventanas.
Irás cuajando capullos
y flores por la enramada.

Estoy tensa sobre el tiempo
esperando tu llegada,
y un ánsia ya de tenerte
tiene prieta mi garganta.





Joy Boixet





sábado, 17 de octubre de 2015

Albor de Otoño




En el aire reverbera la mágia de la transformación...








Principios de Otoño en las cercanías de mi casa. 
Uno de mis paseos matinales. Foto tomada ayer


Joy Boixet








domingo, 11 de octubre de 2015

El caudal de mi vida...






El caudal de mi vida se detuvo en tus manos.
Ni tú ni yo sabemos el por qué.
Tal vez porque una noche me miraste a los ojos.
Tal vez porque la vida es como debe ser.


Joy Boixet





sábado, 10 de octubre de 2015

Mi niño está dormido...




           



Mi niño está dormido.
Que no lo despierte nadie.
Mi niño está dormido,
hecho de cielo y aire.

Lo he dormido en mi entraña
pulso a pulso, sangre a sangre,
con el suspiro quebrado
contra mi amor y mi carne.

Mi niño está dormido.
Que no lo despierte nadie.


Joy Boixet





Por tí quisiera ser...







Por tí quisiera ser
más bella que la aurora
y tener en mi pecho
un manantial de amor,
que te llevara siempre
a través de las horas,
la ternura infinita
que hay en mi corazón.


Joy Boixet






Pereza de las horas...








Pereza de las horas
de la siesta de estío.

La tarde toda azul
se tiende en el camino
y el aire somnoliento
deja quieto el molino.

Una lluvia de oro
va cubriendo los trigos.

El sol -ardor y fuego-
se refresca en el rio
y peina sus cabellos
en las ramas de un pino.


Joy Boixet




martes, 6 de octubre de 2015

Partir por tí...





Partir por tí,
no es mucho sacrificio.

quererte a tí,
es algo irremediable,

Morir por tí...
La sombra de tu encanto
hace todas las cosas tolerables.


Joy Boixet





Es tarde...




Es tarde.
El sol llega al ocaso.
No importa que las luces
nos mientan con esas claridades
conseguidas. 

Es tarde.
Sentada ya, al borde del camino,
contemplaré la muerte de este día.


Joy Boixet





Aléjate de mí...








Aléjate de mí
para que pueda sentirte.

Aléjate de mí
para que pueda añorarte.

Aléjate de mí
para que en mi soledad,
queda y furiosamente
pueda necesitarte.


Joy Boixet





jueves, 1 de octubre de 2015

Entre los pinos lejanos...








Entre los pinos lejanos
el cielo se torna mar.
Un horizonte mentido.
Profundo sabor a sal.

Marea baja, sin olas.
Playas que nunca serán
con caracolas sin concha
y con peces de cristal.

En el ocaso, las rocas
rompen las crestas del mar.

En las ramas de los pinos
los pájaros duermen ya,
sus picos blancos de espuma,
las alas blancas de sal.


Joy Boixet





Mañana tendré la rosa...








Mañana tendré la rosa
pura de la madrugada,
entre los lagos dormidos
de tu alma y de mi alma.

El ensueño de la noche
aún palpitará en la estancia
y yo iré abriendo los ojos
con caricias de alborada.

Se me enroscará en los dedos
la dicha de la mañana
y el despertar de los pájaros
llegará a nuestra ventana.

Mañana tendré la rosa
pura de la madrugada!


Joy Boixet




El ideal cayó...





El ideal cayó
y arrastró la belleza en su caída.

Cerré los ojos.

Sentí llegar la barca
que había de llevarme a la otra orilla.


Joy Boixet





Está lloviendo en la tarde...







Está lloviendo en la tarde
ardorosa del estío
y está bendiciendo el agua
el pobre corazón mio.

Llega un perfume perfecto
a tierra mojada y azucena,
un perfume que se extiende
bajo el cielo y la tormenta.

Los arroyos que se forman
marchan sembrando alegría,
arroyos que van llevándose
toda la tristeza mia.

Y queda el campo mojado
lleno de pureza y paz.
Es tan profundo este goce
que me está haciendo llorar!


Joy Boixet